Visitantes

martes, 30 de julio de 2013

Has que suceda

Has que suceda

   La mayor parte de las veces esperamos que sucedan las cosas para tomar una decisión o una determinación, otras tantas, inconscientemente las provocamos desencadenando una serie de sucesos que en algunas ocasiones, no son de nuestro total agrado. Sin embargo, nuestro cuerpo y mente se ven obligados a actuar de cierta manera (ojo, no la más adecuada),  para desencadenar tales sucesos…

   Hay una frase que lo explica todo…”Lo que menos quieres, es lo que más provocas”, o más sencillo aun, no tomo responsabilidad de mis actos. Por ejemplo, si estas esperando que tu novio te corte porque ya no lo aguantas, o se acabó el amor, o te diste cuenta que no es el indicado etc etc etc, inconscientemente te auto engañas sintiéndote confundida, sabes perfectamente que hay un problema, pero no tomas la decisión y prefieres esperar a que “truene” la bomba que se esta creando.

   Y esto no solo sucede en el amor de pareja, sino en todo lo cotidiano de nuestra vida, algunas ocasiones estamos tan hartos de nuestra escuela o trabajo, que en lugar de tomar una decisión respecto al tema, preferimos escudarnos en la famosa frase “Dejemos que el tiempo decida”, sin darnos cuenta que los que realmente decidimos somos nosotros mismos, con nuestras actitudes, nuestro comportamiento, llevándolo hasta un punto de hartazgo y quejumbre que finaliza en lo que deseábamos realmente…
 
   Me enfocare en las relaciones de pareja en este momento. Sin percatarnos, dejamos a un lado la responsabilidad de nuestra vida y se la cedemos a alguien más. Excusas existen un sinfín, ( no me quiero sentir mal,  él o ella tiene la culpa, albergar una falsa esperanza de que todo se arreglara, etc etc etc), simples autoengaños para no tomar responsabilidad.

   Dónde queda… ¿El que quiero yo?, Dónde queda… ¿Qué es lo mejor para mí?, siempre es mejor que el sabio tiempo decida, cuando debería ser…Yo decido. Todos necesitamos un detonante para tomar la decisión y este fue el mío.

   Hace algunos días aprendí una lección que hoy comparto, yo pasaba por una crisis sentimental (probablemente lo viviste o lo estas viviendo), dejaba que el tiempo decidiera por mí, no me daba cuenta que sin saber, estaba haciendo todo lo necesario para que la situación llegará a tal extremo, que desencadenaría en un enojo de tal magnitud que provocaría que la otra persona no quisiera saber más de mí. ¿Qué tonto no?, al menos así suena cuando lo vemos detrás de la barrera, pero los que lo vivimos, ni siquiera nos damos cuenta de la situación. Una persona muy importante para mí me dijo…”Has lo que tengas que hacer, has lo que necesites hacer”. Suena sencillo, pero hay que tener valor de hacerlo.

   Has que suceda, yo te invito a que lo hagas, rompe con tu miedo y toma la decisión, lo peor que pudiera pasar es que duela…pero nada duele para siempre. Has que suceda, el aferramiento es un gran escollo, pero cuando decides, te libera y te abre el paso para mejores cosas…Yo lo viví, suelta, no te aferres…Has que suceda.


Angel de la madrugada.

1 comentario:

mya dijo...

Has que suceda, que sabias palabras.
Si quieres, puedes.
Mis saludos.